Crítica social de un ideal carcomido

El país nórdico luce un Estado de bienestar pleno. ¿A qué precio para la libertad individual, las garantías legales y los lazos familiares?

Sara Høyrup explica la corrupción danesa.

La corresponsal Sara Høyrup, @lahoyrup, explica la corrupción del compañerismo y el buenismo en su país de origen, Dinamarca. En ese país escandinavo, no hace falta dinero en negro para que las entidades de control dejen de funcionar, y los jueces dictaminen contrario a ley: la enfermedad del consenso obliga a encubrir errores en vez de corregirlos. La periodista vislumbra cómo el Estado de bienestar pleno corrompe además a los ciudadanos en cuanto sujetos políticos y autónomos, reduciéndoles a súbditos pasivos a la merced de los empleados del Estado. Es el lado tenebroso del Estado de bienestar. Y tiene consecuencias tan graves como el rapto transfronterizo del hijo de esta periodista, que reclama al Estado español insista ante Dinamarca en sus competencias sobre la familia, afincada en Barcelona.
Close