← Back to portfolio

A la espera de Jesucristo acude Trump

Published on 8th April 2019

POR SARA HØYRUP

Con su decisión apresurada de reconocer la controvertida soveranía israelí sobre los Altos del Golán, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, arriesga provocar una guerra. El paso unilateral ha sido criticado hasta por países aliados de los EE.UU, y el mundo árabe lo percibe como una injusticia más en la larga disputa entre pueblos del Medio Oriente.

El pequeño pero estratégico territorio fue arrancado de Siria por Israel en el 1967 y contaba oficialmente como terreno ocupado por el estado israelí. Trump busca ganar favores con el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, como con el poderoso lobby sionista en América y sus propios partidarios cristianos.

Y es que existe complicidades entre el Estado de confesión judía y la derecha cristiana norteamericana, cuya vertiente evangelista cree que a pies juntillos que Jesucristo volverá a la Tierra una vez los judíos controlen la ciudad Jerusalén. El urbe es sagrado tanto para judíos, cristianos y musulmanes. Así, a finales del 2017, Trump reconoció la todavía más contenciosa soberanía israelí sobre Jerusalén; y en el 2018 movió la embajada estadounidense ahí.

Trump actúa fiel a su estilo de ”hombre de acción” que no se piensa demasiado las cosas. Se orgullece de ello. Así, ha admitido que la decisión de reconocer la soberanía israelí sobre los Altos de Golán fue tomada tras un repaso por encima de la historia del Oriente Medio. Una historia que se puede contar de mil maneras, ya que árabes y judíos se debaten el territorio entero de la antigua colonia británica Palestina que tras la segunda guerra mundial fue asignada en parte a los judíos como reparación por el holocausto.

Los sionistas se abrieron paso con actos terroristas y desalojó la población original, alegando ser más originales todavía con referencia a su libro sagrado, el Tora que es idéntico con el Antiguo Testamento de la Biblia cristiana. Guerras han brotado en varias ocasiones, y los países árabes alrededor no han podido evitar ser involucrados. Hace generaciones que palestinos buscan refugio en los países vecinos, sobre todo en Líbanon donde no gozan de derechos como ciudadanos. Al mismo tiempo todo líder árabe que se precia utiliza la causa palestina en beneficio propio, al igual como ha hecho desde la división en el 1949 los propios líderes palestinos.

Israel cuenta con un ejército muy poderoso, así como un servicio secreto con un amplio portefolio. El joven estado ha aprovechado cada guerra para ensanchar su territorio; y el resto lo han hecho los llamados "colonos". Son gentes de vestimentos y ademanes aparentemente hippies, pero con una ideología extremista, una fé fundamentalista y siempre dispuestos a defender sus logros con armas. Se instala en territorio palestino con su numeroso prole, y ensanchan así los límites del Estado israelí, el único estado funcional en la zona. Y eso que los árabes ya han sido instalados en las zonas más áridas de la antigua colonia, donde viven en lo que algunos llaman una ”prisión al aire libre”.

Siria por su parte es todavía inestable tras una larga guerra entre varias fuerzas, entre ellos Daesh: el llamado "Estado Islámico", y el dictador Bashar al-Assad, pero también fuerzas chíis que causan pavor en la población. Mientras Europea no se decide en una actitud unánime, humana y acorde con la legislación internacional, jóvenes esposas y pequeños hijos de los yihadís son internados en campamentos donde los críos mueren del hambre y las míseras condiciones.

La paz se está instalando en Siria sin ninguna justicia, ya que el dictador inmisericorde sigue en su sitio. Todo empezó con un intento pacífico de derrocarle, y con el tiempo se transformó en una guerra en toda regla ante la falta de intervención occidental. El culpable de haber atacado a su propio pueblo con armas químicas empieza a sentirse tranquilo, asentado en su poder totalitario.

¿Qué mejor que una trifulga con el archenemigo judío?

El futuro inminente no está escrito todavía; pero el paso de Trump no ha obrado a favor de la paz en el Oriente Medio.//